Misteriosas y Antiguas Señales de Radio Siguen Atacando a la Tierra. Los astrónomos diseñaron una IA para cazarlos.

Los gritos repentinos de las ondas de radio del espacio profundo siguen golpeando a los radiotelescopios en la Tierra, salpicando los detectores de esos instrumentos con datos confusos. Y ahora, los astrónomos están usando inteligencia artificial para localizar la fuente de los gritos, con la esperanza de explicar qué es lo que los está enviando a la Tierra desde -sospechan los investigadores- miles de millones de años-luz a través del espacio.

Usualmente, estas señales extrañas e inexplicables son detectadas sólo después del hecho, cuando los astrónomos notan picos fuera de lugar en sus datos – a veces años después del incidente. Las señales tienen estructuras complejas y misteriosas, patrones de picos y valles en ondas de radio que se emiten en sólo milisegundos. Ese no es el tipo de señal que los astrónomos esperan que provenga de una simple explosión, o cualquier otro de los eventos estándar conocidos por dispersar picos de energía electromagnética a través del espacio. Los astrónomos llaman a estas extrañas señales ráfagas rápidas de radio (FRBs). Desde que se descubrió el primero en 2007, utilizando datos registrados en 2001, se ha realizado un esfuerzo continuo para determinar su origen. Pero los FRBs llegan en momentos y lugares aleatorios, y la tecnología humana existente y los métodos de observación no están bien preparados para detectar estas señales.

Ahora, en un artículo publicado el 4 de julio en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, un equipo de astrónomos escribió que lograron detectar cinco FRBs en tiempo real usando un solo radiotelescopio. Los 12 objetos más extraños del universo]

Wael Farah, estudiante de doctorado de la Universidad Tecnológica de Swinburne en Melbourne, Australia, desarrolló un sistema de aprendizaje automático que reconoció las firmas de los FRB cuando llegaron al Molonglo Radio Observatory de la Universidad de Sydney, cerca de Canberra. Como ha informado anteriormente Misterius.net, muchos instrumentos científicos, incluidos los radiotelescopios, producen más datos por segundo de los que pueden almacenar razonablemente. Así que no registran nada en el más mínimo detalle, excepto sus observaciones más interesantes.

Basados en sus datos, los investigadores predijeron que entre 59 y 157 FRBs teóricamente detectables salpican nuestros cielos todos los días. Los científicos también usaron las detecciones inmediatas para buscar bengalas relacionadas en datos de rayos X, ópticas y otros radiotelescopios – con la esperanza de encontrar algún evento visible

Su investigación mostró, sin embargo, que uno de los rasgos más peculiares (y frustrantes, con fines de investigación) de los FRBs parece ser real: Las señales, una vez que llegan, nunca se repiten. Cada uno de ellos parece ser un acontecimiento singular en el espacio que nunca volverá a ocurrir.

  • 11 Datos fascinantes sobre nuestra galaxia de la Vía Láctea
  • Big Bang para la civilización: 10 asombrosos eventos de origen
  • Espaciados! 101 Fotos de astronomía que le volarán la cabeza

Publicado originalmente en Misterius.net .

También te puede interesar